lunes, 22 de agosto de 2016

HOMILÍA DEL DOMINGO 21º DEL TIEMPO ORDINARIO (21 agosto 2016)


  o   Aún hay personas que hacen esta pregunta un asunto de curiosidad: ¿serán muchos o pocos los que se salven? Otras hacen la pregunta por escrúpulo, por miedo a la condenación. Otras la hacen dando por supuesto que los que se van a condenar son los otros, aventurando juicios sobre las personas. Nada más lejos del espíritu cristiano.

o   Sin embargo, se olvida que la salvación se ofrece a todos los pueblos, es un don gratuito de Dios, de su bondad y misericordia; nadie tiene derecho a reclamarla, por más méritos que tenga.
·         Ni el pueblo, la raza, la sangre o la condición religiosa garantizan la salvación, ni siquiera el mero hecho de pertenecer a la Iglesia, ser habituales en las prácticas religiosas o frecuentar el templo.
·         Es necesario entrar por la puerta estrecha:
o   Hay que tomar una decisión personal que nos comprometa.
o   Es necesario esforzarse con prontitud, resistir con urgencia.
o   Mantener una lucha personal dura contra el pecado y a veces con sufrimiento para poner en práctica el Evangelio de Jesús.
o   Desde una conversión auténtica que asuma un estilo de vida nuevo.
o   Pues acceder a la vida eterna es difícil y exigente.

o   Hemos de hacernos dignos de sentarnos en el banquete del Reino.

lunes, 15 de agosto de 2016

LA ASUNCIÓN DE LA VIRGEN MARÍA


La fiesta de la Asunción de la Santísima Virgen María, se celebra en toda la Iglesia el 15 de agosto. Esta fiesta tiene un doble objetivo: La feliz partida de María de esta vida y la asunción de su cuerpo al cielo.
“En esta solemnidad de la Asunción contemplamos a María: ella nos abre a la esperanza, a un futuro lleno de alegría y nos enseña el camino para alcanzarlo: acoger en la fe a su Hijo; no perder nunca la amistad con él, sino dejarnos iluminar y guiar por su Palabra; seguirlo cada día, incluso en los momentos en que sentimos que nuestras cruces resultan pesadas. María, el arca de la alianza que está en el santuario del cielo, nos indica con claridad luminosa que estamos en camino hacia nuestra verdadera Casa, la comunión de alegría y de paz con Dios”. Homilía de Benedicto XVI (2010)
La Asunción es un mensaje de esperanza que nos hace pensar en la dicha de alcanzar el Cielo, la gloria de Dios y en la alegría de tener una madre que ha alcanzado la meta a la que nosotros caminamos. Este día, recordamos que María es una obra maravillosa de Dios. Concebida sin pecado original, el cuerpo de María estuvo siempre libre de pecado. Era totalmente pura. Su alma nunca se corrompió. Su cuerpo nunca fue manchado por el pecado, fue siempre un templo santo e inmaculado. También, tenemos presente a Cristo por todas las gracias que derramó sobre su Madre María y cómo ella supo responder a éstas. Ella alcanzó la Gloria de Dios por la vivencia de las virtudes. Se coronó con estas virtudes.

La maternidad divina de María fue el mayor milagro y la fuente de su grandeza, pero Dios no coronó a María por su sola la maternidad, sino por sus virtudes: su caridad, su humildad, su pureza, su paciencia, su mansedumbre, su perfecto homenaje de adoración, amor, alabanza y agradecimiento. María cumplió perfectamente con la voluntad de Dios en su vida y eso es lo que la llevó a llegar a la gloria de Dios.

En la Tierra todos queremos llegar a Dios y en esto trabajamos todos los días. Esta es nuestra esperanza. María ya ha alcanzado esto. Lo que ella ha alcanzado nos anima a nosotros. Lo que ella posee nos sirve de esperanza. María tuvo una enorme confianza en Dios y su corazón lo tenía lleno de Dios. Ella es nuestra Madre del Cielo y está dispuesta a ayudarnos en todo lo que le pidamos.

Un poco de historia

El Papa Pío XII definió como dogma de fe la Asunción de María al Cielo en cuerpo y alma el 1 de noviembre de 1950. La fiesta de la Asunción es “la fiesta de María”, la más solemne de las fiestas que la Iglesia celebra en su honor. Este día festejamos todos los misterios de su vida. Es la celebración de su grandeza, de todos sus privilegios y virtudes, que también se celebran por separado en otras fechas.

Este día tenemos presente a Cristo por todas las gracias que derramó sobre su Madre, María. ¡Qué bien supo Ella corresponder a éstas! Por eso, por su vivencia de las virtudes, Ella alcanzó la gloria de Dios: se coronó por estas virtudes.

María es una obra maravillosa de Dios: mujer sencilla y humilde, concebida sin pecado original y, por tanto, creatura purísima. Su alma nunca se corrompió. Su cuerpo nunca fue manchado por el pecado, fue siempre un templo santo e inmaculado de Dios.

En la Tierra todos queremos llegar a Dios y por este fin trabajamos todos los días, ya que ésa es nuestra esperanza. María ya lo ha alcanzado. Lo que ella ya posee nos anima a nosotros a alcanzarlo también.

María tuvo una enorme confianza en Dios, su corazón lo tenía lleno de Dios. Vivió con una inmensa paz porque vivía en Dios, porque cumplió a la perfección con la voluntad de Dios durante toda su vida. Y esto es lo que la llevó a gozar en la gloria de Dios. Desde su Asunción al Cielo, Ella es nuestra Madre del Cielo.


HOMILÍA DE LA ASUNCIÓN DE MARÍA (15 agosto 2016)

o  La persona de María encierra y realiza un camino particular de fe, en el que reconoce el señorío total de Dios sobre su vida.

o   Este señorío encuentra su realización en nuestro camino de crecimiento humano.
·         A medida que el señorío de Dios entra en nuestra historia, conseguimos ver con unos ojos nuevos la realidad que nos rodea (abusos, injusticias, opresiones, mentiras,...).
·         Nuestros ojos se vuelven semejantes a los de María, que reconocen el poder de Dios que actúa en la historia a favor de la justicia y la paz, y nosotros podemos volvernos historia de la liberación, como María.

o   Este señorío encuentra también su realización en nuestro camino de fe.
·         Con María nos damos cuenta de que somos siervos del Señor, llamados a proclamar la obra del Señor y sus maravillas, a engrandecer su presencia en nuestra vida.
·         Este camino se hace a través de la oración, del servicio y del testimonio, junto con María.

o   Este señorío encuentra también su realización cuando conseguimos comprender que Dios no permanece extraño a nuestra corporalidad.
·         La realidad de la resurrección, que para nuestra naturaleza humana se vuelve eficaz en la asunción de María al cielo, es la última llamada a abandonar nuestro cuerpo al poder de Dios.
·         El cuerpo de María, que llevó en él el cuerpo del Verbo encarnado e hizo frente al dolor de la historia, se vuelve en su asunción la promesa y la realización del hecho de que nuestros sueños, deseos y necesidades no puedan apartarse de la presencia divina que ha tocado nuestra vida.

o   Santa María, asunta en cuerpo y alma a los cielos, ruega por nosotros.

viernes, 12 de agosto de 2016

DON AMADEO INAUGURARÁ, CON UNA PONENCIA, EL XVI ENCUENTRO INTERDIOCESANO DE CATEQUISTAS

      Málaga acogerá entre los días 16 al 18 de septiembre el XVI Encuentro Interdiocesano de Catequistas bajo el título “Una catequesis para niños y adolescentes, al servicio de la iniciación cristiana”.
        El viernes 16 de septiembre pronunciará la ponencia inaugural el Obispo de la Diócesis de Jaén, y Presidente de la Subcomisión de Catequesis de la Conferencia Episcopal Española, Don Amadeo Rodríguez Magro: «Instrucción Pastoral sobre los catecismos de la Conferencia Episcopal Española para la iniciación cristiana de niños y adolescentes: “Custodiar, alimentar y promover la memoria de Jesucristo”».
       Este encuentro de Catequistas está destinado a a sacerdotes y catequistas de todos los niveles de la catequesis de iniciación cristiana de niños y adolescentes.
El programa del Encuentro Interdiocesano de Catequistas es:
Viernes, 16 de septiembre
18:00 h. Acogida.
19:00 h. Sesión de apertura: Oración.
-Saludo del Sr. Obispo de Málaga, Excmo. y Rvdmo. Sr. Dr. D. Jesús E. Catalá Ibáñez.
-Presentación del Encuentro: Sr. Obispo de Almería, Excmo. y Rvdmo. Sr. Dr. D. Adolfo González Montes, Encargado de la Catequesis en la Provincia Eclesiástica de Granada.
-PONENCIA: Instrucción Pastoral sobre los catecismos de la Conferencia Episcopal Española para la iniciación cristiana de niños y adolescentes: «Custodiar, alimentar y promover la memoria de Jesucristo». Ponente: Excmo. y Rvdmo. Sr. Dr. D. Amadeo Rodríguez Magro, Obispo de Jaén y Presidente de la Subcomisión Episcopal de Catequesis.
21:00 h. Cena-Convivencia.
Sábado, 17 de septiembre
08:30 h. Laudes y Eucaristía.
09:15 h. Desayuno.
10.00 h. PONENCIA: La catequesis al servicio de la Iniciación Cristiana. Rvdo. Sr. D. Manuel Márquez Córdoba, Delegado de Catequesis de la Diócesis de Málaga.
11.30 h. Descanso.
12.00 h. PONENCIA: Itinerarios catequéticos que inician o completan la iniciación cristiana, Rvdo. Sr. D. Manuel Márquez Córdoba, Delegado de Catequesis de la Diócesis de Málaga.
14:00 h. Comida.
16:30 h. Trabajo de grupos.
18:00 h. Descanso
18.30 h. Asamblea
20:00 h. Cena.
Visita a la S.I. Catedral.
 Domingo, 18 de septiembre
08:30 h. Laudes.
09:15 h. Desayuno.
10.00 h. PONENCIA: Catecismos de la CEE para la iniciación cristiana: Rvdo. Sr. D. Miguel Ángel Gil López, Delegado de Catequesis de la Diócesis de Cartagena.
11:00 h. Descanso
11:30 h. PONENCIA: El Catequista que custodia, alimenta y transmite la memoria de Jesucristo, Rvdo. Sr. D. Miguel Ángel Gil López, Delegado de Catequesis de la Diócesis de Cartagena.
13.00 h. Eucaristía.
14:00 h. Comida y fin del Encuentro.
 Lugar:
Casa de Espiritualidad Beato D. Manuel González
Pje. de los Almendrales, 2,
29013 Málaga
Teléfono: 952 25 06 00
 Precio del curso:
Habitación individual (IVA incluido) 85 euros.
Habitación Doble (IVA incluido) 76 euros
Inscripción: 15 euros
Fecha: 16, 17, 18 de septiembre de 2016
Para más información e inscripciones, pueden visitar la web: www.catequesisjaen.es

lunes, 8 de agosto de 2016

HOMILÍA DEL DOMINGO 19º DEL TIEMPO ORDINARIO (7 agosto 2016)



v  Vivimos en un mundo que nos aturde con ruidos e interferencias, discursos vacíos y mensajes contradictorios, que nos arrojan a una somnolencia, modorra, embotamiento de la mente y comodidad. Es la cultura del sillón. Por eso, "es hora de despertar del sueño".

v  El texto evangélico nos invita a la vigilancia y a la responsabilidad en el servicio.
§  La llegada del Señor a nuestra vida se ha asociado con frecuencia con la muerte, que te puede sorprender en cualquier momento.
§  Pero esta venida e intervención del Señor acontece constantemente en la vida de las personas y del mundo.
§  Es importante estar vigilantes y preparados para llevar una vida buena, responsable y servicial, acorde con los talentos y dones que hemos recibido, con la fe que profesamos.

v  Dios no cesa de ofrecernos gracia y salvación. Pero esta gracia exige respuesta y responsabilidad:
§  Ejercitarse en la oración para reconocer la presencia del Señor en nuestra vida y ver qué quiere de nosotros.
§  Hacer una lectura creyente de los acontecimientos para ver la mano de Dios en todo lo que acontece.
§  Dejarse ayudar por la comunidad.

v  Todo ello para implicarnos en la realidad, hacernos cargo de ella, mojarnos y mancharnos, para dar una respuesta aquí y ahora.


HOMILÍA DEL DOMINGO 18º DEL TIEMPO ORDINARIO (31 julio 2016)



v  Nuestra vida está basada en el consumo, el bienestar aparente, el acaparar con avaricia y en una felicidad a muy corto plazo puesta exclusivamente en disfrutar de la vida aquí, ahora y ya, encerrándonos en nosotros mismos y en mis riquezas. Pero, ¿estamos satisfechos?, ¿somos felices? La riqueza sin tener en cuenta la posibilidad de la muerte no da por sí sola la felicidad.

v  Frente a este estilo de vida, el evangelio nos propone el compartir.
§  Compartir es algo más de dar lo que a uno le sobra y no necesita.
§  Compartir es participar lo que uno tiene en clima de amistad, compañerismo, de gozar juntos y en buena armonía de las cosas.
§  Es, además, encuentro personalizado, reconocedor del otro como hermano y calidad de vida fraterna, guidado por la solidaridad humana y el amor al prójimo.
§  En definitiva, es dar lo que necesitamos para vivir nosotros mismos, lo que implica mayor sentido de humanidad y fraternidad cristianas: poner nuestros bienes y nuestro tiempo al servicio de los demás. O como decía el lema de Cáritas: vivir sencillamente para que otros sencillamente puedan vivir.

v  Este es el estilo de vida de Cristo, que no tenía ni dónde reclinar la cabeza, testimonio de pobreza, desprendimiento y compartir sin límites.


viernes, 29 de julio de 2016

TRIDUO AL CRISTO DE LA SALUD


PRIMER DÍA DE TRIDUO
ESTAR ATENTOS A LA PALABRA DE DIOS


v  La Palabra de Dios nos invita con la imagen de los diferentes terrenos a reconocer nuestra disponibilidad y docilidad para acogerla.
§  Allí donde nos encontremos somos buscados, porque interesamos profundamente a ese Dios misericordioso y perdonador que nos ama y no nos quita la posibilidad de ser sus amigos y de volver a él, aunque nosotros le hayamos dicho que no queremos saber nada de él.
§  Por medio de las páginas de la Biblia, Dios nos sigue hablando, y esto nos impulsa a ser misericordiosos como el Padre, viviendo de la misma manera que él.
§  Nosotros necesitamos encontrarnos con la Palabra de Dios de manera directa y escucharla atentamente, desde la lectura personal de la Biblia, grupos de Jesús, estudio del evangelio, la meditación en grupos...
§  Para facilitar dicho encuentro hemos de aprender a realizar el silencio interior para poder escuchar a Dios que nos llama a ser misericordiosos.
§  El problema es nuestro corazón duro, que nos impide recibir la Palabra de la manera debida, defendiéndonos incluso de ella porque es peligrosa y nos compromete.
§  Tenemos que desalojar nuestro terreno de nosotros mismos, de nuestros esquemas, de nuestros prejuicios, de nuestro sentido común.
§  Hemos de tomarnos en serio la Palabra, llevándola a la vida de manera habitual: la Palabra de Dios, con nuestra colaboración, es capaz de hacer florecer el desierto.

v  Jesucristo es la misma Palabra de Dios, la más verdadera, completa, perfecta y plena de todas las posibles.
§  Es una Palabra viva: toda la vida de Jesús es Palabra de Dios y encierra una palabra de Dios para nosotros.
§  Todo nos lo ha hablado en Cristo, por lo que no debemos buscar otras palabras o revelaciones de Dios.
§  Por lo tanto, pon los ojos y los oídos y la vida entera sólo en él, y hallarás en él aún más de lo que pides y deseas.


DÍA SEGUNDO
CRISTO, NUESTRO TESORO


v  ¿Qué me produce alegría? Quizás sea alegría superficial.

v  Cristo es quien me provoca alegría desbordante, porque es un tesoro o una perla de gran valor, que me hace vender todo lo que tengo.
§  No es posible llegar a soluciones de compromiso, es preciso renunciar a todo y comprometer nuestra vida para gozar de la misericordia de Dios.
§  Para ello es imprescindible que tengamos un encuentro con Cristo, saboreado en un momento preciso, que ilumina toda nuestra existencia y abrasa nuestro corazón por el fuego del Espíritu.

v  La alegría del Evangelio es Jesús crucificado, que llena nuestra vida perdonando nuestros pecados, dándonos el signo de su amor infinito, llenándonos día y noche con su alegría profunda.
§  Acoger el Evangelio es acoger su fuerza y apostar por ella, confiarnos a Cristo crucificado, que quiere llenarnos de su alegría.
§  Jesucristo en la cruz es el modelo de todas las virtudes: misericordia, amor, paciencia, humildad, obediencia, desprecio de las cosas terrenas (vestidos, riquezas, honores, dignidades y placeres).
§  Pero es desecho del mundo: condenado, apaleado, flagelado, coronado de espinas, cargado con la cruz y crucificado.

v  Cristo crucificado es un símbolo de los que se encuentran crucificados hoy: pobres, ancianos abandonados, refugiados, emigrantes, enfermos, mujeres maltratadas y explotadas.
§  Si Cristo es nuestro tesoro, ¿qué lugar ocupan los pobres?
§  Ellos son los privilegiados de la misericordia divina. Por eso, nosotros tenemos que curar las llagas de los pobres, aliviándolas con la consolación, vendándolas con la misericordia y curándolas con la solidaridad y la atención.
§  Habremos de potenciar la tarea de Cáritas en nuestra parroquia, como dinamizadora de la acción sociocaritativa de la comunidad cristiana.
§  Todos nos tenemos que implicar en medidas concretas, lo cual pasa por un estilo de vida sencillo para que otros sencillamente puedan vivir.



DÍA TERCERO
SIGNOS DE RECONCILIACIÓN Y PERDÓN


v  Muchas veces nos apenamos por el mal que hay en el mundo: terrorismo, guerras, paro, incendios, pobreza, hambre, familias desunidas,...

v  Los cristianos no podemos sembrar ni colaborar para que haya todo esto en nuestra sociedad.
§  La parábola de la red que recoge peces comestibles y no comestibles nos muestra la presencia de bien y de mal en nuestro mundo.
§  También en nuestra comunidad hay quien acoge y vive la Palabra de Dios, y quien la rechaza o se muestra indiferente ante el Señor y los demás.
§  Por eso, es importante ponernos en las manos de Dios, dejarnos abrazar por Cristo crucificado: manos que calientan y protegen; manos que cuidan y apoyan; manos que alientan y acogen; manos que deja marcharse a quien no quiere quedarse; manos que exhortan, invitan y tranquilizan; manos que aman y se entregan...
§  Cristo crucificado nos perdona nuestros pecados, para eso murió, para que todo el que crea en él no se pierda sino tenga la vida eterna. Así, por su inmensa misericordia, obtuvimos el perdón y la reconciliación con Dios.

v  Si Cristo crucificado es signo de perdón y reconciliación, nosotros hemos de ser en este mundo promotores de paz, unidad, perdón y comunión entre todos los hombres.
§  Si el interés de las personas les mueve a romper con los demás por intereses de todo tipo, nosotros hemos de ser signos de reconciliación y perdón.
§  Nosotros hemos de buscar la unidad y la cohesión social, lograr acuerdos que favorezcan a los más necesitados, emprender acciones que promuevan el bien común, la conciliación de posturas que rompen la convivencia social. Debemos ofrecer vías de encuentro y comunicación con todos.
§  Pero para sembrar todo esto en el mundo, hemos de estar en comunión unos con otros, superando posturas que rompen nuestra unidad y nos impiden hablarnos entre nosotros.


HOMILÍA FIESTA AL CRISTO DE LA SALUD. SERVICIO Y ENTREGA HASTA LA MUERTE. (25 de julio 2016)


v  La dinámica de este mundo es la fuerza y la lucha por el poder, lo que engendra violencia y quiebra de la fraternidad.

v  La dinámica de Jesús es la del servicio, que genera comunidad y fraternidad.
§  El punto de referencia es el otro, por quien vivo y actúo.
§  Se concreta en gestos pequeños y concretos en bien de los demás, por amor a Cristo y a los hermanos.
§  Hasta el punto de entregar la vida por los demás, "beber el cáliz" de la pasión hasta el martirio, llevando en el cuerpo la muerte de Jesús.
§  Por fidelidad a Cristo y el Evangelio.

v  Él es el primero en beber el cáliz de la pasión y sufrir la muerte, porque ha venido para servir y dar su vida:
§  Es expresión de fidelidad a su misión de salvar a todos los hombres: entrega su vida como «rescate de muchos», «para el perdón de los pecados», eliminando lo que en el ser humano se opone a Dios y el poder destructor del pecado.
§  El Hijo ha asumido libremente la condición humana tal como es como muestra de amor absoluto e interés por el ser humano, sometida, por tanto, a la debilidad y a la muerte en solidaridad con nosotros: se hizo lo que somos nosotros para hacernos lo que El es.
§  La muerte de Jesús es la prueba más tangible del amor de Dios por los seres humanos reales, tal como son y viven en este mundo: «nadie tiene mayor amor que el que da la vida por sus amigos».

v  También el apóstol Santiago, uno de los íntimos de Cristo, fue el primer apóstol que selló con su propia sangre la entrega del Señor.


miércoles, 27 de julio de 2016

El Sr. Obispo de Jaén pide oraciones por la paz ante el atentado de Normandía

      Don Amadeo Rodríguez Magro, Obispo de Jaén, que se encuentra en Cracovia, participando junto al grupo de cien jóvenes jiennenses en las Jornadas Mundiales de la Juventud, ha querido mostrar su dolor y solidaridad con la comunidad católica francesa de Saint-Etienne-du-Rouvray, en la que hoy, el grupo terrorista Daesh, ha asesinado al párroco auxiliar, Jacques Hamel, un sacerdote de 86 años.
      Ante este ataque terrorista, perpetrado contra un grupo de fieles católicos dentro de una Iglesia, en los que además del sacerdote martirizado, una mujer se debate entre la vida y la muerte, Monseñor Rodríguez Magro ha declarado: “Desde Polonia, en Cracovia, donde estoy acompañando a un amplio grupo de jóvenes jiennenses, quiero haceros llegar mi dolor por el atentado criminal contra una comunidad cristiana en Francia. Os invito a rezar por ellos y para que desaparezca toda violencia, especialmente la que pretende falsificar el corazón del Dios de La Paz”. 

lunes, 25 de julio de 2016

HOMILÍA DEL DOMINGO 17º DEL TIEMPO ORDINARIO (24 de julio 2016)


            v   Si no podemos concebir la vida de nadie sin diálogo y comunicación con los demás, tampoco       podemos concebir una vida cristiana sin diálogo con Dios, sin oración.

v  El Padrenuestro y la oración de intercesión nos invitan a dirigir nuestra mente y nuestro corazón a Dios y a todos los hombres y mujeres. Así nos enseña Jesús a orar.
§  Llamamos a Dios Padre, como lo hacía Jesús, porque nosotros somos sus hijos adoptivos, porque hemos experimentado su amor, su ternura y su cariño, y nos llama a la relación y a la comunión con él, pues nos acoge como somos, vive en nosotros y nos acompaña siempre. El Padre es la gran fortaleza para afrontar las dificultades y los problemas de cada día. Y como es Padre de todos, hemos de rezarlo en comunidad, lo que es una provocación al compromiso de la fraternidad, de la responsabilidad hacia el otro sin fronteras.
§  Este compromiso lo expresamos también en la oración de intercesión, como Abrahán en favor de Sodoma y Gomorra, y el amigo que va a casa de un amigo a media noche. Debe de ser una intercesión insistente, para alcanzar la misericordia de Dios en favor de alguien. Así nos hacemos prójimos de los demás y la amistad con Dios es más profunda, pues Dios está siempre dispuesto a escucharnos y a darnos el Espíritu Santo en favor de todos.

v  Ahora en la Eucaristía seguimos dirigiendo nuestro corazón y nuestros ojos a nuestro Padre Dios que nos ama, ofreciéndonos a interceder por todos, especialmente los más necesitados de la misericordia del Señor.

viernes, 22 de julio de 2016

CARTA DEL OBISPO: QUE HACER EN VERANO, AUNQUE SEA TAN CALUROSO COMO EL JIENNENSE

       En este intenso y especial curso pastoral: en él, la Diócesis me ha recibido como su nuevo Obispo y ha vivido la entrañable y sentida despedida de quien fue su Pastor a lo largo de los últimos once años, nuestro querido Don Ramón. Se han vivido acontecimientos importantes con momentos realmente muy especiales para los dos protagonistas aludidos. Uno de ellos se ha incorporado como el 75 Obispo de la Diócesis. Ese soy yo, “ea”; y aunque parezca que hablo en tercera persona y con distancia, nada más lejos de la realidad. Mi bolígrafo es testigo de la emoción que siento al recordar todo lo que me está sucediendo. No obstante, os digo que los días ya tienen la naturalidad de quien se siente jiennense, aunque el interés y la sorpresa de lo nuevo aún estén muy presentes en mi vida cotidiana. Poco a poco me voy conectando a la corriente humana, social y espiritual con la que se vive y se siente en esta bendita tierra del Santo Reino de Jaén. También siento, como uno más, los calores que tanto me anunciabais cuando, aún en primavera, llegué a esta tierra.
             Esto significa que ha llegado el verano y que, por tanto, la vida se organiza de otro modo, aunque para mí aún tenga el ritmo de lo ordinario. Para los que tienen la oportunidad de cambiar de ocupación o de no estar ocupados, si me lo permitís os recomiendo que no dejéis de cuidar vuestra vida cristiana; en las cosas de Dios no debemos permitirnos ningún paréntesis. Él, que siempre vela por nosotros, no se lo permite; tampoco nosotros hemos de descuidarlo. En el cuidado de nuestra vida espiritual, el verano es un periodo en el que se pueden hacer cosas que habitualmente no nos podemos permitir como, por ejemplo, leer libros que alimenten en nuestra vida de fe.
          Yo lo voy a hacer, si puedo, porque enseguida me voy a Cracovia para participar con nuestros jóvenes en la Jornada Mundial de la Juventud. Y entre mis lecturas, que van a ser variadas, voy a ahondar en un documento que acabamos de publicar los obispos españoles, coincidiendo con el 50 aniversario de la creación de la Conferencia Episcopal Española. Lo voy a releer para situarlo adecuadamente en el destino que yo considero como el más adecuado para este trabajo de la Comisión Episcopal para la Doctrina de la fe, que ha sido la responsable más directa de su elaboración.
             Todo documento ha de pasar por un camino largo y difícil hasta que encuentra su lugar y presta su servicio. Ya de entrada éste, como todos los que hace la CEE, precisa de un largo filtro en sus redacciones, en el que tiene que incorporar muchas aportaciones de los obispos, tras escuchar una intensa batería de propuestas y, a veces, de objeciones. Pero al final, aunque no sale un documento perfecto, sí que se ofrece un testimonio de comunión de los pastores de la Iglesia en España. Luego, cuando se hace público, todo documento -según sea mayor o menor el interés que despierte el tema- provoca diversas reacciones, que no siempre son precisamente de aplauso y aceptación. En este caso, como se puede comprobar, no lo han sido, o bien por sus planteamientos e incluso por su lenguaje que, según se dice, pudo ser más catequético.
          Pero se diga lo que se diga sobre él, yo os invito a leerlo, porque considero que su argumento es fundamental en el hoy de la misión de la Iglesia. Su título no puede ser más misionero: “Jesucristo, salvador del hombre y esperanza del mundo”. A esto hay que añadir que su contenido no puede ser más rico. Este documento, si lo acogemos y leemos con ojos y corazón de discípulos misioneros, nos ayudará a edificar sólidamente la evangelización del mundo contemporáneo a la que estamos llamados. De todos es sabido que, si bien se evangeliza con todas las manifestaciones de la vida de fe, el punto de partida es siempre la transparencia del anuncio explícito de Jesucristo.
        Evangelizar en verdad es un servicio al ser humano, al mundo, pero el primer servicio es que conozcan en su integridad y verdad a la persona de Jesucristo; en realidad es él quien nos da lo que podemos ofrecer en su nombre, quien nos llena de él antes de enviarnos. Por eso, sin mostrar la persona, la verdad, la vida y el camino de Jesucristo no se puede anunciar el Evangelio. Así nos lo recuerda el Papa Francisco cuando dice que la primera motivación para evangelizar es el amor de Jesús que hemos recibido y que necesariamente hemos de compartir; pues, “qué amor es ese que no siente la necesidad de hablar del ser amado, de mostrarlo, de hacerlo conocer”.
          Esa motivación pastoral y misionera hace que el documento del que os hablo sea válido para la formación personal y para la de los grupos cristianos, aunque necesite la mediación de algunas ayudas que lo hagan más accesible. De cualquier modo, lo que os he querido decir, además de romper una lanza en favor del que considero un rico documento, es que leer y formarse es un buen uso del tiempo libre que podamos tener este verano.
            Feliz descanso a todos. Con mi afecto y bendición.
+ Amadeo, Rodríguez Magro, Obispo de Jaén

jueves, 21 de julio de 2016

Cien jóvenes de la Diócesis parten hoy a Polonia para celebrar las JMJ

       Esta mañana han partido con destino a Polonia una expedición formada por cien jóvenes de la Diócesis, que vivirán 10 días intensos en las Jornadas Mundiales de la Juventud, que presidirá el Santo Padre Francisco.
La delegación jiennense, con su Obispo, Don Amadeo a la cabeza, permanecerán en la Archidiócesis de Katowice hasta el día 24. Allí serán acogidos por familias de las distintas parroquias de las localidades de Pszczyna, Stara Wies y Poreba. Los jóvenes, que van acompañados de cinco sacerdotes diocesanos, entre los que se encuentran el Vicario General, D. Francisco Juan Martínez Rojas y el Delegado Episcopal de Juventud, D. Manuel Ángel Castillo, además de cinco seminaristas y dos religiosas de las Misionera Eucarísticas de Nazaret, participarán estos primeros días en los actos que cada parroquia, a las que han sido enviados, organicen en torno a las JMJ.
            Será lunes, 25 de julio, coincidiendo con la festividad de Santiago, patrón de España, cuando se reúnan todos los peregrinos españoles, unos 30.500, en un encuentro organizado por la Conferencia Episcopal Española en Czestochowa: éste se iniciará con la celebración de una Eucaristía presidida por Mons. Ricardo Blázquez, arzobispo de Valladolid y presidente de la CEE, junto al resto de los obispos españoles. Y el encuentro español seguirá con un festival, con actuaciones, Flashmob, testimonios…
          El grupo de jóvenes de la Diócesis de Jaén permanecerá en la ciudad de Bochnia durante los días centrales de las JMJ, que coinciden con la llegada del Papa Francisco a Polonia. En esta ciudad, que dista unos 35 kilómetros de Cracovia se hospedará la delegación jiennense en las aulas del colegio de la Parroquia de San Juan Nepomuceno de la citada localidad, y se desplazarán en tren hasta Cracovia.
PROGRAMA DE LAS JMJ
          Además de las actividades en común que realicen los peregrinos de todas las Diócesis del mundo, en torno al Papa Francisco, entre los días 27 y 31 de julio, y las catequesis previstas de los Obispos con los jóvenes, la delegación de Jaén ha organizado distintos actos para estos días, tales como:
  • Visita a Auschwitz, donde conocerán el Campo de Concentración, el mayor centro de exterminio de la historia del nazismo, donde se calcula que fueron enviadas cerca de un millón trescientas mil personas, de las cuales murieron un millón cien mil, la gran mayoría de ellas judías.
  • El día 27, los jóvenes de la delegación jiennense tendrán un encuentro con el Obispo de la Diócesis, Don Amadeo Rodríguez Magro, que finalizará con la celebración de una Eucaristía.
  • El día 29, el grupo de la Diócesis jiennense participarán en una Peregrinación de la Misericordia: que se iniciará en el Santuario de San Juan Pablo II; de allí, los peregrinos se dirigirán al Santuario de la Divina Misericordia, donde están expuestos el cuadro “Jesús, confío en Ti “y las reliquias de Santa Faustina. Ese mismo día, ya en Cracovia los jóvenes participarán en un Vía Crucis junto al Santo Padre.
  • El día 30 se celebrará la tradicional Vigilia de Oración con los jóvenes, presidida por el Papa Francisco, y que contará con la presencia de los 51 obispos españoles, los obispos de todas las diócesis católicas del mundo, además de los millares de peregrinos de todas las nacionalidades.

      Las JMJ 2016 concluirán el domingo, 31 de julio con la Misa final,  el envío de los jóvenes como testigos de la Divina Misericordia y el anuncio del lugar en el que se llevará a cabo la próxima Jornada Mundial de la Juventud.

SE HIZO POBRE PARA ENRIQUECERNOS CON SU POBREZA

" La CUARESMA nos llega como un momento providencial para cambiar ruta, para recuperar la capacidad de reaccionar ante la realidad del mal que siempre nos desafía" -Papa Francisco-

Copyright © PARROQUIA LA ASUNCIÓN DE NUESTRA SEÑORA | Powered by Blogger

Design by Anders Noren | Blogger Theme by NewBloggerThemes.com